Estefano I

A la cruel luz de los candelabros

una mujer paría al Casanova,

quien al nacer extendió los brazos

para abrazar a su madre loba;

– Mi hijo es un monstruo –

exclama la madre desesperada

– a mil mujer destrozará su alma

y a un sinfín de corazones puros.

La madre abandona al bebé a la mar,

allí Afrodita lo contempla;

le recuerda a Adonis a quien solía amar

y lo arrulla mientras su rostro contempla:

el niño sonríe y sus hoyuelos en mejillas devela

la diosa se estremece y su corazón palpita,

sus cabellos acerca para alumbrar cual vela

ve que es muy hermoso y su corazón más se agita

– Divino Zeus – exclama Afrodita azorada

– es que acaso a mi Adonis regresas?.

No espera respuesta, lo carga y lleva a su morada,

– Mi Amor Divino, a mi alma y corazón apresas.

En la casa de amor del Olimpo

la beldad lo alimenta con sus pechos

para sí rescatarlo del limbo

y de Perséfone rechazar sus besos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s